Tradición Oxidada - #Tochadasnetve

Vaya al Contenido

Menu Principal:

GASTROCHADAS
 

Tradición Oxidada

Los comensales aborígenes acostumbraban a comer colocando sus alimentos sobre hojas, aunque muchas tribus empleaban jícaras: vasijas de barro y vasos de totuma o tapara, del maíz obtenían el juque o mazamorra, el fun o pan, los bun o bollos, los tijitafun o arepas y la chicha que significa "bebida para nosotros los varones". De las cañas tiernas del maíz también se preparaba dulce, al igual que de la miel de abejas.  La "hormiga culona", a la que llamaron Coprico, significaba "alimento o comida matrimonial", por atribuírsele poderes afrodisíacos.
Las carnes que se consumían generalmente en las casas más humildes eran carnes duras, es por ello que la presencia de sopas, caldos y mutes pertenecían al menú obligatorio de esas poblaciones rurales. También y gracias a influencia cercanas de Colombia, el consumo de carbohidratos propios de los páramos nortesantaderianos, pasaron a formar parte del consumo diario del tachirense.
El tachirense, en épocas remotas era considerado un mal comensal  de especies de mar, sólo ingerían pescado y por penitencia en Semana Santa. La pesca se realizaba en los ríos de la región, variedades de pescados eran recolectados por piscicultores comprometidos con la tradición de la semana mayor, en la cual se tiene como costumbre religiosa la abstinencia en el consumo de carnes rojas.

También hace hincapié en el uso desmesurado de la sal "al tachirense le gusta comer salado".
El primer plato en el menú del desayuno de los señores tachirenses,  eran las "Tortillas de huevos de paloma", que  bien revueltos con los huevos de gallina y un poco de bledo o amaranto, hizo de esta receta un excelente alimento. Se le atribuye además  la fortaleza y virilidad de los tachirenses a  la costumbre de desayunar con  Pizca, además de la existencia de éste caldo  o pizca que a base de carne de pichones de paloma, es considerado un verdadero tónico reconstituyente.
Son muchas las anécdotas sobre la disposición de los líderes regionales, a mantener la costumbre de alimentarse bien y tomar este famoso consomé y otros preparados con huevos de paloma, y se dice que han sido muchos también los visitantes del Palacio de Miraflores, que durante el siglo XX, llegaban del Táchira, llevando para su paisano Presidente de la República, una canastada de huevos de paloma, o unas cajas con pichones vivos, para ser preparados como ingrediente principal del caldo o pizca, en el desayuno del señor Presidente.

Otro plato que ha dejado de prepararse con frecuencia es el Pichón que consiste en mermar la sangre de la res, aliñando con especias y ramas aromatizantes que le aportan un exquisito sabor. Antiguamente el Pichón como se le llama significaba generalmente el plato que suplía a la carne, ésta receta tiene sus orígenes en las zonas rurales del estado, de esta manera y gracias a su contribución calórica, garantizaba a sus comensales la energía necesaria que ameritaba el trabajo en el campo. Se le agregaba a la mezcla trozos de papa sancochada, zanahoria, pimentón, ajo, cebolla, sal, y ají.
Según Guiomar Caminos, el tachirense es el único ser que come: Micos, indios y Curas. Los Micos consiste en una masa a base de plátano cocido, el cual se muele con queso y dándole forma redondeada con las manos de coloca finalmente en un anafre y los Indios envueltos de carne, arroz, guisos, en hojas de repollo.

Fuente: servidor opsu tachira ula
Guiomar Caminos


 
 
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal