Puente Internacional Simón Bolívar - #Tochadasnetve

Vaya al Contenido

Menu Principal:

MI TÁCHIRA > Febrero-Marzo
 

Puente Internacional
Simón Bolívar

El Primer Puente Internacional Simón Bolívar se construyo en 1.919 en unión con Venezuela, en ese entonces su presidente el General Juan Vicente Gómez, quien esmerado por ésta obra según sus propias palabras, "Uniría los países como un gaje de cordialidad que realiza con la nación hermana. Uno de los ideales de nuestro Libertador y que sería el férreo eslabón que conservará unido para siempre los dos pueblos de aquel genio y la misma lucha gloriosa de la independencia". El presidente de Colombia al momento de su inauguración era el Doctor Miguel Abadía Méndez. Fue dado al servicio este puente el 24 de julio de 1927 y estuvo abierto hasta 1962.
El Puente Internacional Simón Bolívar es la principal vía terrestre que comunica a Colombia con Venezuela. Se levanta sobre el Río Táchira, que en ese tramo de su curso marca la frontera entre ambas naciones. La estructura es compartida por ambos países. Tiene 315 metros de largo, 2 carriles y un ancho de 7,3 metros.
Esta estructura reviste una gran importancia para la economía de ambas naciones, pues a través de él pasa el 80% de las exportaciones procedentes de la nación colombiana con destino a la nación venezolana. El puente interconecta a las ciudades colombianas de San José de Cúcuta y Villa del Rosario en el departamento del Norte de Santander (Colombia) con las ciudades Venezolanas de San Antonio y San Cristóbal del Estado Táchira (Venezuela) El 24 de julio de 1927 se inauguro oficialmente, en forma solemne, el Puente Internacional Simón Bolívar, según decreto Presidencial
Cuentan algunos  sanantonienses que terminada la obra con la calidad, plazo y condiciones exigidas, la ciudadanía de Cúcuta ofreció una recepción, en el Club del Comercio, la noche anterior a la inauguración oficial. Estando en tal recepción cayó sobre toda la zona un torrencial aguacero que produjo la creciente anunciada por los campesinos a los constructores.

El Doctor Fabio González Tavera tomó la gasolina que tenía a su disposición para movilizarse «carro sobre rieles propulsado por motor a gasolina» por la ruta del ferrocarril que iba por la carretera antigua hacia Villa del Rosario y se dirigió a su obra recién terminada y a escasas horas a ser inaugurada oficialmente. Ya las aguas cubrían la placa del puente de lado a lado y sobre ellas se encaminó el pundonoroso ingeniero hasta la mitad, exactamente en la frontera de los dos países, y apoyando su pie izquierdo en Venezuela y el derecho en Colombia exclamó: si las aguas se llevan este puente, también se debe ir con él quien no lo supo construir. Parece que las aguas obedecieron al genio de la ingeniería colombiana y descendieron a su cauce normal sin hacer estragos y practicando la mejor prueba de carga.
El Dr. González Tavera, cucuteño,  fue un experto en ferrocarriles, carreteras, puentes y en general en vías de comunicación. Intervino en la ejecución del empalme internacional con el ferrocarril del Táchira, y en asocio del ingeniero venezolano Aurelio Beroes construyó como ya se ha dicho el puente sobre el rio de mismo nombre entre Cúcuta y San Antonio. Quienes tuvieron el privilegio de conocer al doctor González Tavera pudieron apreciar en él al ingeniero ciento por ciento, modesto, técnico y de una extraordinaria rectitud.

El día inaugural el trayecto de la obra fue adornado con flores. Los campesinos de lomas bajas y hato de la virgen, motivados por la novedad, trasladaron varias cargas de pinas y colocaron el fruto sobre los arcos. Hubo fiesta popular. Se mataron unas cuantas reses y, en la plaza Miranda, se repartió carnes y se hicieron hervidos.
Según informe de Ingeniero Aurelio Bóeres, la longitud del puente era de 300 metros, x 6 metros 80 centímetros de latitud. Altura desde el lecho del río, 5mtrs. Cada tramo del puente con divisiones de 6 entrepaños de m/5,02 de longitud. Los postes más elevados de m/2,84 de largo. Los tramos de m/30,12 con capacidad para soportar el peso de 15 toneladas.
El piso todo de cemento armado. El central con su bombeo de cinco centímetros, y el de los andenes con inclinación para dejar correr las aguas y con m/0,25 más alto que el de los vehículos. El piso central de revestido con asfalto. Una baranda de m/1,05 con defensa de los andenes hacia el exterior. Conformado por 20 arcos. Su iluminación, 42 bombillas con la energía ampliada en San Antonio, procedente de Rubio, en su mitad colocaron placas metálicas, para indicar su construcción por acuerdo entre los gobiernos de Colombia y Venezuela, respectivamente bajo los mandatos de Pedro Nel Ospina y General Juan Vicente Gómez, actuando como Ingenieros Fabio González Tavera y Aurelia Beroes. El peso total de la parte metálica se estimo en 386 toneladas y un cuarto. El coste de la obra fue de dos millones de bolívares.

El puente internación Bolívar, construido bajo la administración del general Juan Vicente Gómez, fue una obra victima de la mezquindad política. Su recia contextura resistió, impertérrita por espacio de treinta y seis años consecutivos, los embates de las crecidas del río Táchira, dando facilidades de comunicación con el vecino país.
El aumento de la demanda del servicio del tráfico automotor, avanzando el tiempo, planteo la necesidad de un puente más amplio. Hubo acuerdo Colombo-Venezolano sobre el particular punto bajo la presidencia de Rómulo Betancourt y Alberto Lleras Camargo, en 1960 se inició la construcción del nuevo puente internacional de San Antonio que lleva el nombre de puente Simón Bolívar y fue inaugurado el 24 de febrero de 1962, con asistencia de los presidentes de Colombia y Venezuela, Alberto Lleras Camargo y Rómulo Betancourt, respectivamente, y sus ministros de Obras. Se estreno una nueva estructura. Mientras tanto, la vieja obra, como buena servidora, continuaba en su sitio. Constituía una arteria útil para casos de emergencia. Muchos turistas la recorrían a pie en toda su extensión. De repente el gobierno nacional de entonces ordeno, su desmantelamiento. Las realizaciones del general Gómez no podían exhibirse. Sin razones de peso lo descuartizaron y sus miembros no sabemos a dónde fueron a parar. En principio hubo leve resistencia de las autoridades municipales, que fueron acalladas por directrices político partidista. Al resto de la población le falló la acometida comunera para defender el puente.

El Puente de doble vía, calificado como un nuevo vínculo físico entre ambas naciones hermanas, sustituyó al estrecho de 1927, se incorporaron áreas verdes, parques dedicados a los héroes y a los símbolos, así como mayores espacios y cómodas instalaciones para las autoridades de control fronterizo. Tiene unos 315 metros de largo, 2 carriles y un ancho de 7,3 metros. Hoy día ya es insuficiente este puente para el número de vehículos que circulan diariamente por lo que se están estudiando alternativas para ampliarlo. Diariamente atraviesan el puente 10 mil vehículos y cerca de 300 mil personas en una y otra vía que hacen la verdadera integración de estos dos pueblos. El puente que contribuyó a desarrollar el eje fronterizo, con un mercado internacional por el cual han transitado  miles de millones de dólares a lo largo del tiempo, en una y otra vía, es reconocido como un hito en la historia de dos pueblos hermanados por sangre, historia y cultura.

Hoy día, como recuerdo imperecedero, en la playa del río Táchira, negándose a desaparecer, están las bases del antiguo puente, cubiertas en buena parte por espesa vegetación. En la parte Colombiana, al descubierto, se observan dos gigantescas moles, muy señoriales, cumpliendo la responsabilidad de mantener vivo el recuerdo de una obra pionera en los acuerdos de integración. Los sanantonienses de entonces, en el templo de sus afectos, tienen un lugar especial para rememorar sus trepadas por las arcadas, utilizadas como trampolines, cuando se bañaban en el río. En el presente seria un autentico atractivo turístico de primera magnitud. Ojala la experiencia no sea la costumbre de estarnos equivocando. Nuestros antepasados hicieron los que les correspondían. Ahora nosotros debemos cumplir lo que nos corresponde.

Fuente: BuenasTareas.com y cronicasdecucuta.blogspot.com

 
 
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal