Peribeca, mágica y colonial del Táchira - #Tochadasnetve

Vaya al Contenido

Menu Principal:

MI TÁCHIRA
 

   

Fundada el 6 de agosto de 1602 bajo el nombre de "Peribeca, Aldea General Salón", ofrece al visitante amplios corredores y fachadas atrayentes, que atrapan el aroma de las flores que se respira todas las mañanas en la ciudad. Ubicado en el municipio Independencia del Estado Táchira, se encuentra el pueblo turístico de Peribeca, un poblado mágico y pequeño que cautiva a los visitantes con su arquitectura colonial y sus calles empedradas.
El pueblo tiene un pasado muy complejo; en un principio fue frecuentado y dominado por los aborígenes de la época, entre los cuales destacan los Peribeca, Capachos, Avicoas, Zirgara y Guásimos, que con el pasar del tiempo fueron desapareciendo tras la conquista de la Real Audiencia de Santa Fe.
Fue fundado bajo el nombre de "Peribeca, Aldea General Salón", el 6 de agosto de 1602, bajo el mandato de Don Antonio Beltrán de Guevara, en presencia del visionario Don Martín de Cárdenas, quien junto al presbítero Juan Ramón Cárdenas Pernía, impulsó el desarrollo económico y social de la zona. Según lo relató Don Luis Pacheco, habitante del lugar desde hace más de 60 años y descendiente de los fundadores de Peribeca quien actualmente escribe un libro sobre el valle empedrado.

En el año 1969, antes de que Raúl Leoni dejara la silla presidencial, inauguró la iglesia de Peribeca dedicada a la Virgen del Carmen, diseñada por Don Luis Manrique, quien en vida fuera un maestro de obras, quien recibió varios reconocimientos especiales de la Universidad Nacional Experimental del Táchira por haber diseñado también las iglesias San José y El Ángel. Posteriormente el pueblo pasa a llamarse Parroquia Román Cárdenas, y en 1991, Juan Carlos Angarita, en su carácter de director regional del Ministerio de Turismo, ordena la realización de la actual plaza Bolívar y el empedrado de las calles. Además se hizo la ordenación urbanística del pueblo, mediante la cual se les remodelaron las fachadas a las casas coloniales del lugar.
Así transcurre la historia de este valle, que se ubica a 12 kilómetros de San Cristóbal y 5 de Capacho, y a una hora y media de Cúcuta, Colombia. Con extensiones de verde colorido, con fauna y vegetación variada acompañada de un clima de páramo que se acopla perfectamente a la calidez de su gente y a lo pintoresco de su patrimonio arquitectónico.
Amplios corredores, fachadas atrayentes, que atrapan el aroma de las flores que se respira todas las mañanas, lo que hace que los transeúntes se quieran quedar en el lugar para disfrutar de tan loable regalo de la naturaleza.

El visitante puede detallar cómo los espacios han sido sabiamente aprovechados por sus laboriosos habitantes para el expendio de la gastronomía, artesanías, bebidas típicas dulces y demás delicateses que enamoran el paladar humano.
Peribeca no se queda allí solamente, pues posee grandes artesanos, entre ellos podemos mencionar a: Don Juan Villamizar, Don Luis Eladio Contreras, Don Ramón Contreras, Marco Lemus, Wilmara Castrellón, Pitter Cárdenas, Andrea Duarte, entre otros hombres y mujeres que dedican gran parte de sus vidas a la realización de piezas únicas que son el talento creador y artístico de sus habitantes, poseedores en su mayoría de unas manos prodigiosas que trabajan elementos encontrados en su entorno como la arcilla, la madera, el hierro forjado o el aluminio para construir piezas de sin igual belleza ganadoras de elogios como cualquier obra de arte; lo que les ha proporcionado gran éxito en sus ventas al mayor y detal, dentro y fuera de Peribeca.
Igualmente esta atractiva población cuenta con profesionales en la gastronomía típica, entre ellos podemos nombrar a Doña Josefa Vázquez, Rosa Gisela de Vázquez y Carlos Mora, quienes tienen en su corazón humildad, respeto y carisma para atender al turista, lo que ha contribuido a la prosperidad de sus negocios.

Entre los atractivos de Peribeca destacan los paseos a caballo y en minimoto, el mirador turístico que permite observar a Capacho y a Peribeca desde las alturas, además de tres hermosas posadas, la iglesia y los centros comerciales artesanales que junto a la plaza Bolívar entretienen al turista a lo largo de su travesía.
Otro fuerte de los peribequeros es la creatividad para la elaboración de dulces y postres como las famosas fresas con crema, el conocido calentado (lo que terminó de consolidar a esta zona como un destino turístico de primera calidad), el arroz con leche, las tortas andinas y las tradicionales almojábanas.

Escrito por Especial DLA
http://www.diariodelosandes.com


 
 
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal