Las Jugadas de Ferias - Copiar - #Tochadasnetve

Vaya al Contenido

Menu Principal:

ASI NOS CONTARON
 

Las Jugadas de ferias

En otros tiempos había jugadas de todas clases y al público. Dicen las más viejos que desde que desaparecieron, ya no sirven las fiestas. Las mesas de dado, el monte-dado, la ruleta y juegos semejantes de envite y azar, estaban siempre concurridos hasta en horas de la madrugada. De Mérida, de Guasdualito, de Colombia, del Zulia y de muchas otras partes concurrían los que llamaban o llaman <<perro jugadores>>, quienes eran los aprovechadores de las fiestas, pues siempre se llevaban un buen producto de sus actividades. Los ingenuos que perdían siempre, guardaban la remota y secreta esperanza de desquitarse en las próximas fiestas, pero ese desquite jamás llegaba. En esas mesas no dejaba de aparecer el hombre de la <<cadenita>>, de la <<señorita>>, de la <<pipita>>, del <<payasito>>, que eran auténticos y descarados estafadores. Otros juegos permitidos son el <<tirulí>>, el <<boliche>>, la <<sicuela>> que dirigía antes el sapo Montejo, las <<argollas>>, en donde el coime, un regordete con la cara picada de viruelas y faltándole una oreja, grita a cada argolla que se <<pela>>: <<A la otra llega…>>, <<Uyuyuy… que se saca la de a cinco…>>, aludiendo con esto a una moneda de Bs. 2,50 (cinco reales). Sobre todos  estos juegos, el más concurrido y el que tiene siempre actualidad, es el de la lotería de figuras en el que <<el martillo taquitaqui, la escalera tomatera, la niña Lola llorando>> y todas las demás figuras con el complemento verbal que le agrega el cantador, nos traen gratos recuerdos de nuestra niñez, cuando en nuestro cartón marcando <<terno>> y <<cuaterno>>, esperábamos ansiosos la salida de la figura que nos traería la suerte de unos centavos para nuestros gastos de fiestas en chicha y en pasteles.


Fuente: Anselmo Amado - Así era la vida e San Cistóbal


 
 
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal