Las Bodegas de mi Infancia - Copiar - #Tochadasnetve

Vaya al Contenido

Menu Principal:

ASI NOS CONTARON
 

*Las Bodegas de mi infancia*

Las bodegas más cercanas del 10-146 de Barrio Obrero eran, la Bodega de la Esquina que quedaba a mitad de la cuadra, en el pasaje acueducto entre la 18 y la 19. No sé porque tenía ese nombre. Allí iba casi todos los días a hacer mandados. Otra era la de don Joaquín, la cual quedaba frente a la heladería Pirineos. Allí me mandaban a comprar el Kerosene, También vendían, helados caseros, aliados, melcochas, coquitos, y cerveza. Don Joaquín se murió y lo velaron en su casa. Sus hijas eran feítas. Las cometas de don Joaquín eran muy buenas. El curricán lo comprábamos allí.
Otra bodega era la de Toro, en la 11. El Sr., Toro era medio calvo y muy amable, su esposa también. Tenían varios toritos. También se murió, fue del corazón. Allí me mandaban a comprar pollo. En esa misma cuadra en la acera del frente había una bodeguita pequeñita, casi al lado del colegio adventista, la de Toribio. El también vendía kerosén ( por qué comprábamos kerosén en la casa...?). También vendía cometas, trompos, metras, y soldaditos (más baratos eran en el todo a real del centro, En ocasiones me iba ay regresaba a pie para invertir lo máximo de dinero en mis miniadquisisciones bélicas). La bodega más cercana era la de doña Clemencia en la esquina de la casa, frente a la lavandería. Era una taguarita muy simpática. Doña clemencia tenía un montón de hijos, algunos ya grandes. Allí me mandaban de noche a comprar malta, que fuera "caracas." Una vez regresaba con varias maltas corriendo y me caí, algunos vidrios me causaron heridas en la mano y la muñeca. Todavía tengo las cicatrices.

La carnicería Pirineos, quedaba frente a la bodega don Joaquín. Allí me mandaban a comprar que si chocozuela, lagarto, pulpa negra, punta trasera, muchacho, la de desmechar, etc. Por un tiempo me abstuve de comer la de lagarto porque creía que era de cocodrilo. Varias veces me mandaban de vuelta, después que me habían regañado por dejarme meter esos pellejos. Y yo qué sabía de carnes?? y por qué no mandaban a los más grandes...que injusticia. Me molestaba hacer mandados en vano, porque doña Olga era muy específica en las marcas y la calidad de lo que encargaba. Si era manteca, no debía ser "diana, sino, "los tres cochinitos." Así que opté por preguntar antes de salir:"y si no hay..? Y lo peor , me burlaban por preguntar siempre eso antes de salir, Quien entendía a mi familia?. La panadería las Cumbres Manjares de dioses, delirios gastronómicos sin paralelos en el mundo. El trenzado azucarado era de muerte lenta. El camaleón aliñado, increíble. Las bolitas de sal , buenísimas,. el de maíz , más o menos..Las piñas azucaradas, un manjar, el de arroz.... también era bueno. Cuando reunía alguito me compraba un "beso robado.", me daba un poco de pena pedirlo. El olor del pan en las mañanas me hacía boca la agua, era un perfume que envolvía el barrio.


Extractos de "Memorias tempranas" de Fernando Mota.
http://www.buenturismo.com

 
 
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal