La poetisa Isaura - Copiar - #Tochadasnetve

Vaya al Contenido

Menu Principal:

TOCHES CON TALENTO
 


La poetisa Isaura

El proceso educativo a fines del siglo XIX comenzó a dar resultados en términos de elevación del nivel cultural y el desarrollo de los roles protagónicos de la mujer en la sociedad.
En particular queremos destacar el caso de Josefa Melani de Olivares, conocida como poetisa Isaura, por ser el símbolo de la reivindicación social de la mujer. Con Josefa Melani, la mujer salió de su aposento para hacer vida social e intelectual. Con Isaura se inicia una nueva racionalidad en La Grita que buscaba la igualdad de derechos para la mujer. Representa el esfuerzo por iniciar la superación de la razón patriarcal.
Josefa Melani Pierucini (1870-1947) era hija de italianos: Domingo Melani y Teresa Pieruccini. A fines del siglo XIX, luego del auge del café se inicio la presencia de inmigrantes en el Táchira: corsos, italianos y alemanes. Una de esas familias proveniente de la isla de Elba, en Italia, fue la familia Melani Pieruccini. Desde niña deslumbro por sus cualidades: sencilla, inteligente y fina como pocas, es cantada y admirada por poetas y viajeros que llegan a la ciudad. Estudio en la escuela de Niñas de la Grita, del libro de Actas de Asistencia (1882), una vez finalizada la educación Primaria, las niñas no tenían continuidad en sus estudios. Por eso su vocación estaba destinada al hogar. Lo admirable de Isaura es que a pesar haberse casado muy joven, continuo su inquietud intelectual, es cuando el General Regulo Olivares, le obsequio una imprenta a la Poetisa Isaura. De este regalo tan sublime nació el concederse un mundo de literatura y periodismo. Nace “El Esfuerzo” como un camino de caracteres periodísticos, artísticos y de una verdadera elocuencia. Su valor hizo invitar a escritores nacionales y de América para proponer un camino a la realidad de la poesía.  Realizada con la publicación del periódico, por su labor puede ser considerada la antorcha de la Prometeo de las mujeres en La Grita y el Táchira a inicios del siglo XX;  en el mundo de las letras, cumple papel de alta significación en una ciudad que se convierte en el Ateneo del Occidente venezolano, vivirá largos años dedicada al culto de la belleza que se plasmará en prosas y poemas inspirados en su mayor parte en la única hija habida en aquel nido de la elegancia. Cuando sobre esta desborda la sensibilidad estética y nos ofrece los más tiernos poemas.

La prensa de la época se convierte en el instrumento para dar a conocer los valores emergentes acerca de la formación de la condición femenina.
“La influencia que la mujer ejerce en la sociedad humana, puede medirse por la que ejerce en el Hogar domestico, en donde como hija domina con su ternura el corazón de los padres, como hermana cautiva con su dulce amistad el corazón de su hermano, como esposa posee con su abnegado amor el corazón de su esposo, y como madre, modela y gobierna el corazón de sus hijos. ¡Oh y cuán necesario es la educación de la mujer!”
No es casual que Jáuregui haya fundado un centro educativo femenino, el colegio del Espíritu Santo bajo la protección de nuestra Señora de los Dolores. El esfuerzo realizado por Jáuregui en la búsqueda de una mejor formación de la mujer, se vio recompensado al descubrir una de las musas más importantes de fines siglo XIX y primera mitad del siglo XX. El aporte de la reconocida Alondra Andina y Ruiseñor de los Andes “No estuvo solo en ser periodista y escritora, sino que su obra excepcional consistió en convertir su casa en un Ateneo, ya que era sitio de reunión de poetas, pintores, músicos y artistas en general.
En la Casona de Isaura Doña Josefa Catalina Melani, casada con Don Carlos Olivares, aquel personaje hijo del coronel Maferson. De quien también era padre de doña Zoila la esposa del General Cipriano Castro. Frente a la plaza de las rosas, donde los alumnos del colegio antiguo solían ir en las mañanas de los miércoles a leer versos y a desglosar la poesía universal, desde Virgilio, Dante, Petrarca hasta el propio Rafael María Baralt. La Casona de Isaura fue uno de los centros más distinguidos de la realidad cultural de La Ciudad del espíritu Santo.
Porque en sus ámbitos de solariega casa, estaban los linderos con la vieja iglesia de los Ángeles. Mejor decir: la abadía mayor del Convento Monasterio. Y en este lugar de dos patios coloniales, zócalos embestidos de arabescos muy afines a las expresiones de la época, espejos traídos de Italia y el piano, donde tantas veces se construyeron los sueños de las palabras y la realidad de la poesía. Mas las manifestaciones más sublimes de un tiempo. Desde las oraciones del ilustre Monseñor Jesús Manuel Jáuregui, hasta la pronunciación de los ideales en contra del General Juan. V. Gómez. También el seudónimo de “Isaura” se dio de un libro” que le trajo de regalo Emilio Constantino Guerrero. Mas la elocuencia de saberse narrado por ella misma, como una noche de cuentos, poesía y vinos. De 1916. Nació de la gracia de Don Udon Pérez, el Himno del estado Zulia. “Puesto que en 1918. Fue declarado Himno Oficial del estado Zulia”. Narración que le hizo doña Josefa Melani en 1947 al poeta Teodoro Gutiérrez Calderón. Como también la inmensa lucha porque la municipalidad le cambiara el nombre de Plaza Páez a la vieja del convento y le colocase “Plaza Jáuregui. Y un 1 de agosto de 1914. Después que mandara a realizar la escultura en bronce en Florencia Italia. Se inauguro dicho monumento. Fue doña Josefa la fuente importante de tan valiosos monumento. También defensora de un ideal consagrado al pensamiento y a la cultura



 
 
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal