La llegada del Automóvil en San Cristóbal - Copiar - #Tochadasnetve

Vaya al Contenido

Menu Principal:

HISTOCHADAS
 


La llegada del  Automóvil en San Cristóbal

Semanas después de la llegada del primer vehículo automotor al Táchira, particularmente a la zona de Colón, donde se iniciaba la Carretera Central del Estado, un grupo de prohombres de la ciudad de San Cristóbal, los señores Anselmo Villasmil, Procurador y formador de una prestigiosa familia, Ramón Montaña, comerciante próspero y el zuliano Enrique Márquez Isea, farmacéutico fundador de la Botica Nacional en octubre de 1897, adquirieron el primer automóvil que recorrió las calles de la capital tachirense, el viernes 11 de abril de 1913.
Este vehículo fue puesto a la disposición del público a razón de Bs. 16 por hora en los días no feriados. Bs. 20 en los días feriados e igual precio desde las 6 de la tarde en adelante. La nota, publicada como "Empresa de Automóvil" concluía informando que "el que solicite el automóvil se dirigirá al chauffeur, señor Ambrosio Villamizar, en la Cochera del Dr. Lucio Oquendo. Puede solicitarse también por conducto de la Botica Nacional.
Los señores Montaña, Márquez Isea y Villasmil, publican el 19 de abril de 1913, una comunicación del día 15, en la que solicitan la intervención del Jefe Civil del Distrito San Cristóbal, Arturo Omaña, ante la imprudencia de algunas personas "que a manera de juego se atraviesan a su paso", refiriéndose a este vehículo movido por fuerza de vapor. Lo hicieron, sostiene la misiva, "teniendo el propósito de contribuir a darle el realce a esta población; hemos traído un automóvil para paseo en sus calles".
El Jefe Civil, coronel Arturo Omaña, les contestó ese mismo 15, manifestándoles "en respuesta que este Despacho había tomado ya las medidas del caso para evitar trastornos al automóvil desde el día de su inauguración y que en vista del incidente ocurrido se redoblará la vigilancia a fin de que en lo futuro no tenga inconveniente en su marcha vehículo tan útil como necesario.
La ciudad continuó con un ascenso en la aceptación del automóvil como medio de transporte. Paulatinamente, la era del coche
y del caballo daba paso a un nuevo código de expresiones originales que incluían un vocabulario jamás pronunciado por sus habitantes. Así, dos automóviles baratos marca Ford eran puestos en venta en Maracaibo, "cada uno con su correspondiente dotación de accesorios, protectoras traseras para las llantas, etc. Están en buen estado y solamente tiene de uso dos meses.
El domingo 7 de septiembre de 1913 se inauguró el puente sobre la quebrada La Romerita en la vía de la Carretera Central, por tal motivo, la mencionada Empresa del Automóvil "en el deseo de proporcionar cómodo regreso a la concurrencia, pondrá el automóvil a la disposición del público por carreras del puente al Parque de Bolívar. Un bolívar por persona; viaje de cuatro o cinco personas. ¡Contado violento!".
Por primera vez se notificó la fabricación en Caracas de un "nuevo camión para pasajeros". Sus condiciones son excelentes y por lo tanto, ofrece a los pasajeros muchas comodidades. Sus propietarios los señores Sanabria, Corao hijo y Mancera, obsequiaron a sus invitados a la carrera. Este oficio, conocido como el arte de la carruajería, sería uno de los trabajos realizados durante años por Martín Marciales Jaime, desde su taller en Caracas. Años después, a fines de la década de los treinta, su hijo, Martín Marciales Moncada, conocido también como Martín Marciales hijo, comercializaría en estas tierras esos vehículos de pasajeros con sus peculiares carrocerías.
El señor C.A. Villavicencio sostiene una absoluta realidad cuando expresa que "el problema de nuestros medios de comunicación parece resolverse al cabo con ayuda del automovilismo, cuyo desarrollo exige en primer término, la baratura de la gasolina. Esta se importa actualmente, en su totalidad, y cuesta relativamente cara. A un precio considerablemente más bajo, se podrá vender la extraída de los carbones venezolanos, los cuales se prestan para ello. Bastan estas consideraciones para comprender los beneficios que el país reportará de esta industria que se practicará por primera vez en Venezuela".
En la capital zuliana tuvo lugar el choque de automóviles el 24 de diciembre de 1913. "Los vehículos - expresa la nota - sufrieron gran desperfecto, y las niñas grandísimo susto; pero de allí no pasó. Comenzando también de esta manera, la inacabable reseña periodística de accidentes automovilísticos.
Los primeros automóviles anunciados en la prensa tachirense para ser comercializados en su razón de vehículos nuevos son de la marca Maxwell. Estos eran ofrecidos por el Bazar Americano de Caracas de Enrique Arvelo, ubicado en la esquina de Sociedad y cuyo representante en San Cristóbal era del Dr. Oscar Santana, ofrecida por otra parte, los automóviles de paseo marca Clalmers y los camiones marca Federal. También negocian "gasolina, aceite, grasas y toda clases de accesorios para autos," dándose de esta forma comienzo al proceso de establecimiento de concesionarios de vehículos en San Cristóbal, en el cual uno de los más principales factores por más de cincuenta años fue la firma comercial Martín Marciales hijo, distribuidor también de combustibles, lubricantes, repuestos, cauchos y accesorios para el funcionamiento de los mismos.


Fuente: sinopsiscolon.blogspot / ECOS DEL TÁCHIRA / HORIZONTES / LUIS HERNÁNDEZ CONTRERAS


 
 
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal