La Casa Derruida de Tononó - Copiar - #Tochadasnetve

Vaya al Contenido

Menu Principal:

ASI NOS CONTARON
 

La Casa Derruida de Tononó

El grupo de muchachos llegó a la Vega de Tononó y se dirigió a la parte baja. Encontraron una casa de ladillo y teja  semi derruida, como estaban cansados decidieron detenerse allí. Enrique, que era el más inquieto revisó los cuartos, atravesó el patio central en donde crecían silvestres árboles y flores alrededor de un taparo, todo parecía indicar que la casa había sido abandonada hacía muchos años. Se dirigió a la cocina sin techo, pero que aún conservaba un muro y el fogón. Sobre el muro una moya. Se acercó, vio maravillado como la moya estaba repleta de monedas de oro, iba a tocarlas… En ese momento lo llamaron:
-Enrique, ¿dónde estás…?
-En la cocina, ¡vengan rápido…!
Enrique, para contestar, dio la espalda a la moya y ésta había desaparecido. Poco después llegaron sus amigos y les contó lo sucedido, ellos no le creyeron.
Pasaron la noche en la casa. El viento silbaba entre los árboles y pasillos, las puertas chirriaban, se oyeron pasos y murmullos, parecía que una legión de seres extraños hubiera invadido la casa. Afuera los pájaros nocturnos graznaban. Ellos, por más que  abrían los aojos y enfocaban con sus linternas no vieron nada. Al amanecer salieron de la casa. Enrique fue hasta la cocina por si veía la moya, sólo había escombros del techo caído.
Cuando habían caminado unos kilómetros se detuvieron a descansar y prendieron fuego para hacerse el desayuno. Pasó por allí un anciano y lo invitaron a desayunar. Enrique le preguntó por la casa abandonada.

-Es una casa muy vieja, de cuando no había más que trochas y camino real. La casa toda de ladrillo, era la más hermosa de la zona. Vivía en ella una gran familia. Hacía 1936, cuando la dueña estaba en la cocina, no sabemos por qué se cayó el techo y por más que removieron los escombros no encontraron su cuerpo. Poco después la familia se fue a otro lugar, dicen que por miedo, parece que en ella espantan.
-Sí, espantan… Además vi sobre el poyete de la cocina una moya con morocotas y cuando me volteé, desapareció – comentó Enrique.
-Así es, hijo. La moya con las monedas de oro sólo se aparece los Jueves y Viernes Santo.
Ha pasado el tiempo, de la casa no queda ni las paredes. Dicen que en el lugar donde estaba la cocina sigue apareciendo el Jueves y Viernes Santo la moya con las morocotas.


Lolita Robles de Mora / Caminos de Leyenda.


 
 
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal