La batalla del Zumbador - Copiar - #Tochadasnetve

Vaya al Contenido

Menu Principal:

HISTOCHADAS
 


El devenir de la historia patria marcó hasta la llegada de los andinos al poder un proceso político de marchas y control, marchas de un militarismo lleno de glorias deliberante y de arraigo popular, convertido en prepotente caudillismo, y donde la continua amenaza y presencia de la asonada, golpe de estado o guerra civil, y su consecuentes convulsiones internas y tiranías y subsiguientes así como las inquietudes y desesperanzas sociales, producto de la satisfacción popular entre otras definían el panorama de nuestro país.
De estas batallas es preciso ser justo reconocimiento a una de ellas que la historia no se ha preocupado por describirla, se trata de la batalla desarrollada en el páramo El Zumbador junto al cruce de los caminos reales muy cerca del rodeo, la cual se convirtió en una batalla decisiva para el posterior.
Triunfo definitivo de los restauradores, pues de haber sido desarrollado allí Castro, como lo dijo el General Morales en El Cobre, la historia seria otra, no era para menos, los comentarios de este prestigioso militar de escuela formado en Francia y con una clara visión de la estrategia de la guerra y de la de Cipriano Castro conocía y manejaba muy bien, por ello son restarle importancia a la batalla de cordero, a la cual el General López Contreras le da mucha importancia y a la vez que le hace muy poca referencia a la Batalla del Zumbador, quitándole méritos y olvidando el carácter estratégico que la misma presentó para el triunfo de la Revolución.
Trascurría el mes de julio de 1899 cuando los hombres del Táchira fueron sacudidos y en cierta forma sorprendidos por una revolución que prometía un nuevo ideal, nuevos hombres y nuevos procedimientos para dirigir la convulsionada Venezuela.
Frente a este insurrección el presidente Andrade y el jefe General de los ejércitos Joaquín Crespo toma las medidas pertinentes para enfrentar a los caudillos de la Mulera y a sus hombres; ordenando a sus oficiales preparan tres columnas con sus respectivos comandantes, en las que se destacan el General Espíritu Santo Morales con un ejército de 2000 hombres a quien se les suministraba 300 mauses calibre 78 a estrenar, es decir, recién sacado de sus cajas en la población de El Cobre.

El día domingo 12 de junio con el aclarecer del Alba se encuentra el ejército en la plaza Vargas de El Cobre, comandado por el General Morales, quien hace contacto con los cobreros y dice sus planes, equipan más de un centenar de hombres provenientes de pregonero, la grita, queniquea, Michelena, entre otras poblaciones.
Por otra parte los revolucionarios comandados por castro, están ubicados al pie de El Zumbador con 1600 hombres, esperando los movimientos del ejército del gobierno para armar su estrategia.
El día lunes 13 de junio a las 3am sale el General Morales de la población de El Cobre al destino al encuentro con Castro, tomando el camino real, vía Yerbabuena, el zumbador, quien logra remontar la cresta del páramo, armando su estrategia de combate gracias a que los 15 hombres de castro encargados de la celada, cansados y fatigados, se quedaron dormidos entre los matorrales, mientras morales pasó.  
Sin embargo Castro como buen estratega, envía un grupo de reconocimientos en las primeras horas de ese mismo día 13, descubriendo que los ejércitos de Morales habían tomado los altos del páramo, situación que obligo a Castro a organizar su ejército de inmediato y marchar para hacerle frente al General Morales.
Mientras Morales y sus hombres conocedores del terreno y el medio donde se daría la batalla, aprovecharon la ventaja para armar el plan de combate, ubicando la tropa a la izquierda y derecha del páramo para envolver a la gente de Castro, situación sumamente fácil, pensaba Morales.

Pero Castro descubriendo la posición del enemigo divide su ejército en dos batallones, uno de este a oeste y el otro del oeste al este, para avanzar hacia al norte y enfrentar a Morales. El tiempo se agota para Morales preparar una nueva estrategia, ordena atacar a castro iniciándose el combato a las 8.00 am.
Batalla feroz y temerosa donde los hombres no hablan, pero a lo lejos, allá en el páramo de los pantanos, Cerro los Duques y el infiernito de los Moradores, solo oyen el cruzar de sables y el silbar de las balas, que duro hasta muy entrada las 12 del mediodía, cuando el cansancio, la derrota y la muerte es lo que domina el espacio, con un saldo impresionante de heridos y unos 1200 muertos, que yacen para siempre en el sitio de la batalla triunfante.
Castro emprende su marcha hacia San Cristóbal para aprovisionarse y reforzar y su tropa.

De:Maria Gabriela Carrero, Beatriz Sanchez y Yeisy Basto

 
 
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal