La Alpargata en Venezuela - #Tochadasnetve

Vaya al Contenido

Menu Principal:

TOCHADITAS
 

La Alpargata en Venezuela

Alpargata (f). Alpargata (m). Calzado rústico en forma de sandalia. La parte superior llamada capellada está tejida de pabilo, generalmente negro, que se cose a la suela de cuero, caucho o cocuiza. No se amarra a las piernas con cordeles.
Se cree que la alpargata tuvo su origen en la sandalia egipcia, en la que luego se inspiraron los romanos para elaborar una pantufla cubierta y proteger el pie del sol y el calor. En Europa están documentadas desde al menos 1322 Paralelamente se usaban en América ya antes del contacto con Europa. El registro más antiguo en América de una alpargata hace parte de una colección de artículos de la región del Chaco (Argentina).
"Este calzado liviano, apropiado para el clima de Venezuela y no exento de belleza, tiende a ser sustituido por el
calzado industrial, en gran parte debido a un "complejo de alpargata". Esta se tejía en telares triangulares, con hilo de algodón. Constaba de una capellada y de tres jiras: una llamada Talonera que forma arco en el talón, y dos denominadas Arristranco, Atadero o Correítas, que sirven para sujetar la capellada a dicho talón. La suela podía ser de cuero o de cocuiza y modernamente se corta de caucho viejo.
Desde hace años, existen pequeñas máquinas para el tejido de capelladas, las cuales se encuentran sobre todo en los pueblos andinos de Venezuela. Pero con estas máquinas las alpargatas, si bien se industrializaron, pierden belleza en tanto los diseños se estandarizan. Las alpargatas hechas en telares caseros mostraban profusión de dibujos y combinación de hilos de colores, que variaban según la región y a veces entre un tejedor y otro, a lo cual llamaban pintar las capelladas".
En distintas regiones del país, es fácil darnos cuenta de que no hay variación en el tipo. Sus diferencias están en el color de los hilos utilizados para tejerlas, como lo señala Miguel Cardona en "Tema del folklore de Venezuela":
"Dentro de este aspecto, hay diferencia esenciales entre las alpargatas andinas y las de otras regiones. Las de los Andes se caracterizan por el vivo y variado colorido de sus capelladas; mientras que las de las demás regiones, por lo común, son escasas de color, predominando el negro. De esta manera particular, en las regiones centrales y orientales, la alpargata negra es la más generalizada.
Es de notar, además, que las tachirenses, en su mayoría, no tienen abertura en la punta, o sea no tienen en ella el hueco característico del resto del país".
Esa variedad que indica Cardona y considera en ocasiones como atrevimiento, llevó a que algunas personas se eximieran de utilizar el calzado por miedo a las crítica y burlas. Hoy, además no se hallan fácilmente. A esa casi total desaparición contribuyó el zapato.
Los autores coinciden en que para la realización de la capellada existen dos tipos de telares: el de madera, triangular, hecho en las casas, y el industrial que es una pequeña máquina. Ambos son conocidos en casi toda Venezuela.
"En general hay tres tipos de suelas para alpargatas: cuero, cocuiza, fique o sisal y caucho. La suela de cuero es la más corriente. En toda Venezuela existen alpargatas con suela de cuero. Esta consiste en un trozo recortado a
cuchillo en forma aproximada a la de la planta del pie, pero de manera que sirva indistintamente para el pie derecho o para el izquierdo.
Las suelas de fique o sisal son características de algunos tipos de calzados de Margarita, Lara, y Mérida, donde existen zonas con plantaciones sisaleras. Estas suelas se confeccionan casi siempre a base de una crineja aproximadamente plana, de unos diez milímetros de ancho, que se hace trenzando fibras de sisal. Dicha crineja, puesta de canto sobre una mesa, se va enrollando, dándole una forma alpargatada hasta que se tiene la que corresponde al pie. A medida que se va enrollando, se cose con una aguja saquera y pabilo. Las suelas de caucho provienen de llantas usadas de automóviles. Aprovechan principalmente las partes de los lados. Las recortan más o menos como si fueran de cuero. Las alpargatas de suela de caucho representan el resultado de la hibridación de un producto de la gran industria moderna, con una tradición centenaria".
Hay quienes la emparentan con las sandalias. (Qué pensará Morris West, autor de las Sandalias del Pescador). Además, tiene nexos familiares con la alpargata española, que lleva una cinta que la ata al pie.

Fuente: http://kuainabaida.blogspot.com



 
 
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal