Foto Dulcey de San Cristóbal - #Tochadasnetve

Vaya al Contenido

Menu Principal:

HISTOCHADAS
 

Foto Dulcey de San Cristóbal

La fotografía es un arte, es una de las bases de la cultura moderna. San Cristóbal ha tenido desde hace muchos años excelentes fotógrafos. Esta crónica está dedicada, particularmente, a uno de ellos, al señor Rafael Vicente Dulcey. Este artista retrató personajes, escenas, actos patrióticos, y paseos; calles, plazas, edificios, iglesias, y altares; retrató estatuas, bailes, carnavales y mil cosas más.  Nada se escapó a la lente indagatoria, precisa y suprema de Rafael Vicente Dulcey. Tuve la oportunidad de poseer una foto original de él, que me regaló su hermana, la señorita María Teresa Dulcey Morales, mi secretaria en tiempos en que yo era médico de Obras Públicas del Estado. La postal retrataba un matiné en la Plaza Bolívar en 1914, y mostraba el desfile de bellísimas muchachas sancristobalenses, todas vestidas a la modaimperio, paseándose por los andenes de la plaza. Esta foto fue extraviada en los archivos del Diario al Día en 1973.
Existe un testimonio pródigo y bellísimo del taller fotográfico de Dulcey. Es el estupendo Album Gráfico del Estado Táchira de Humberto Díaz Brantes, confeccionado y publicado por orden del General Juan Vicente Gómez el año 1931. Las fotos de este álbum son de Rafael Vicente Dulcey, y forman la colección  más bella, más delicada, más grandiosa y más completa de la San Cristóbal de los primeros treinta años del siglo XX.

Para escribir esta crónica solicité el relato de la señorita Carmen Teresa Albornoz Dulcey, sobrina  del fotógrafo, por ser hija del señor Manuel S. Albornoz y de la señora Ana Cleotilde Dulcey Morales de Albornoz Escalante. Ella me atendió con una gentileza y cortesía incomparables, propias de la finura de la familia tachirense tradicional. Los datos familiares que ella me suministró son los siguientes: Rafael Vicente Dulcey era oriundo de la ciudad de La Grita, e hijo de Esteban Dulcey y María José Morales de Dulcey. Casó con la señora Ana Julia Moret. Los hijos de este matrimonio fueron Elba Teresa, Rafael Ángel, Jesús Manuel y Francisco Dulcey Moret. El papá del fotógrafo y los hermanos mayores de éste eran ebanistas. Pompilio Dulcey Morales ayudó a hacer las puertas del templo de Capacho. Los Dulcey Morales se vinieron de La Grita a San Cristóbal. La familia s estableció en la Casa de Altillo de la esquina sureste de la hoy Plaza Bolívar, donde posteriormente tuvo un almacén de regalos el Señor Miguel Chacón Pernía.  La señorita María Teresa me contaba que a comienzos del siglo, ella vio corridas de toros en la plaza desde el altillo de esa casa. Pero el taller
Fotográfico no funcionaba en la Casa de Altillo. Estaba situado en la calle 4, frente al Palacio de Gobierno de Castro, donde tuvieron su sede más tarde el Seminario Santo Tomás de Aquino y el Instituto Católico Femenino. El arte fotográfico  de Rafael Vicente Dulcey no tenía rivales. Sus fotografías, podría decirse, eran singulares obras de arte y verdaderos poemas cantados de forma gráfica a la ciudad de San Cristóbal. La familia vivió también en la calle 3, donde hoy está la Galería Americana. Después de su larga trayectoria en el Táchira, donde recibió por us arte un premio, incluso que le mandaron de Estados Unidos, Rafael Vicente Dulcey se marchó a Caracas y fue por un largo tiempo fotógrafo del Ministerio de Obras Públicas. Allá murió hará unos veinte años. Recuerdo que una vez, recién designado yo Cronista de la Ciudad de San Cristóbal, me encontré frente a la casa de los Dulcey con el Dr. Angel Biaggini. El ilustre abogado, después del saludo de rigor, me señaló con el dedo índice la casa de la familia Dulcey y me dijo: "Doctor, entre a esa casa e indague. Allí está la historia gráfica de San Cristóbal".

J.J. Villamizar Molina / Ciudad de San Cristóbal.


 
 
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal