Etnias del Táchira - #Tochadasnetve

Vaya al Contenido

Menu Principal:

HISTOCHADAS
 


Etnias del Táchira

Las familias étnicas emplazadas en este territorio… se caracterizaron por llevar una vida dinámica, dedicada a la siembra, a la pesca y a la cerámica. Según se puede deducir de los petroglifos encontrados en algunas áreas del territorio tachirense, tenían nociones básicas de escritura. Estaban bajo el gobierno del cacique y el piache… y desarrollaban la vida en comunidad por sus características pacíficas.
La población originaria provino de la población indígena ubicada en la altiplanicie de Cundinamarca, asiento de los Chibchas o Muiscas. De acuerdo a Febres, los primeros pobladores de los Andes venezolanos, no sólo poseían costumbres diferentes, sino también dialectos variados. En el caso de los Chibchas tuvieron su origen en las inmigraciones de tribus del norte, del sur y del noreste sobre las planicies de los Andes, parte de sus habitantes formaron las tribus que habitaron en Mérida, Trujillo y Táchira, y quienes establecieron la antigua dicotomía: Timotes-Cuicas.

El territorio del actual estado Táchira, siglos antes del descubrimiento y la conquista de los españoles, estuvo habitado por numerosas tribus indígenas, que tenían una cultura propia.
Entre las comunidades indígenas que habitaban el suelo tachirense se encuentran: los capachos o capuchos, pertenecientes a la familia de los Jirajaras, su dominio se extendía hasta los valles de la actual ciudad de Cúcuta; los Chinatos y Lobateras, ocupaban las áreas de las actuales poblaciones de Lobatera, Borotá y Michelena; los Chiriquíes y los Motilones, se ubicaban en las partes llanas del norte del estado y en las mesetas de San Juan de Colón. Así mismo los Guaramito, Peribecas, Moicopós y Carapos, en las áreas de los valles de Peribeca y Rubio; los Azuas, Barbillos, Sirgarás, Tucapés, Tamacocos, Simaracás, Tamacos, Canias, Chucurís, Teocamás y Tirapas, se ubicaban en los valles del río Torbes.
En el Valle de Santiago, nombre con el cual se conoce el valle donde se fundó San Cristóbal habitaban los indígenas Tononós, Tinimaríes y Cuites, estos en confederación con los Jirajaras y Caquetíos se extendían hasta los llanos. Todas las tribus nombradas anteriormente representan sólo una parte del total de las agrupaciones aborígenes que habitaban el estado, antes de la llegada de los colonizadores.

Las agrupaciones aborígenes, conservaban entre ellas buena paz y armonía, lo que les permitió desarrollar una vida en comunidad. Muchos de ellos vivían en pueblos con casas de bahareque o piedra con techo de paja, tenían un sistema de vida muy dinámico dedicado a la siembra, a la pesca y la cerámica.
Nuestros aborígenes practicaban el comercio como un medio de interrelación con las demás comunidades. Ellos cultivaban con verdadero esmero el algodón, este era procesado con métodos rudimentarios y posteriormente era utilizado en la fabricación de mantas, ruanas y otros productos.
A pesar que cada una de las familias aborígenes tenía su propio idioma, la raíz de su lengua era el muisca o chibcha. Además eran idólatras y adoraban el sol, la luna y los fenómenos naturales.

Una de las celebraciones más importantes era la realizada en honor a la Diosa Chía, que significa adoración a la Luna; para esta fiesta se hacían presentes las comunidades de otras naciones indígenas, con las cuales intercambian algunos productos elaborados y cultivos, la bebida utilizada para celebrar estas festividades era la chicha, hecha de maíz fermentado.
Esta fiesta en conmemoración a la Diosa Chía también estaba acompañada de música proveniente de los tambores, conocidos para entonces como chirineos, guaruras y botutos, que eran construidos por ellos mismo con madera y cuero.


 
 
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal