El Triple y el bandolín Tachirense - #Tochadasnetve

Vaya al Contenido

Menu Principal:

TACHIRENSIDAD
 



Los instrumentos de cuerda son sin duda los protagonistas de la música tradicional tachirense, el cuatro y la mandolina que se encuentran hoy con facilidad en  casi toda la geografía del estado, son herederos directos de todo el acervo musical sembrado y cultivado, durante mucho tiempo por el Bandolín y el Tiple Tachirense.
Instrumentos utilizados casi por exclusividad por los músicos de las zonas rurales del Táchira a finales de 1950, cuando empezaron a ser sustituidos.
"La Perra Baya", "El Pato Bombiao", La Picardia" y "La Palomera" fueron algunos de los temas de mayor difusión popular ejecutados en estos instrumentos que guardan en su lánguido sonido, la calidez y sencillez del hombre tachirense.
Sus características son únicas; entre los cordófonos, el Tiple Tachirense se distingue por ser más pequeño que su símil colombiano de doce cuerdas, el nuestro solo posee diez cuerdas, todas metálicas y están  construidos generalmente en madera de cedro, con una afinación y un sonido muy particular, perteneciente a la familia de las cuerdas pulsadas, que pasó a Venezuela desde Colombia.

El bandolín, instrumento genuino del Táchira, tiene forma de "cuatrico pequeño", y catorce cuerdas metálicas en cinco órdenes triple y doble, que le permiten generar melodías completas, tanto agudas como graves. Hoy lamentablemente el Bandolín, están al borde de la extinción, y hay pocos ejecutantes de estos instrumentos. El bandolín aún se encuentra inmerso en los campos, donde  podemos encontrar personas mayores, agricultores o albañiles que lo tocan como si toda la vida lo hubiesen hecho. Cuando los campesinos migraron a las ciudades, profesores del interior del país y del extranjero se dedicaron a la enseñanza de otros instrumentos de cuerda, mucho más fáciles de fabricar y de afinar. El bandolín es el único instrumento autóctono de la región, es decir, el que representa con propiedad la cultura del estado, ya que su música forma parte de los bailes, cantos y expresiones populares o tradicionales del Táchira.
Todos estos instrumentos juntos nos ofrecen una música exquisita que nos permite diferenciarla de la del resto de la nación pero que lamentablemente hoy en día está casi desplazada.

Uno de los grandes maestros de la música tachirense es el autor, violinista, escritor, docente y folklorista Luis Felipe Ramón y Rivera, nacido en San Cristóbal en 1.913 y fallecido en Caracas en 1.993, compositor del bambuco Brisas del Torbes el cual se ha establecido casi como himno del estado Táchira. En su letra se recrean los paisajes, las costumbres y el amor por la Región.  el bambuco, un ritmo cadencioso cuyo origen es español, conocido más que todo en la región andina y algunas localidades del estado Zulia en las cuales adquiere un acento propio según las tradiciones y el aspecto geográfico. En los temas están presentes la evocación, en ocasiones la nostalgia y hasta lo idílico. Para acompañar el bambuco se interpretan en principio el piano, el bajo y la guitarra y en Los Andes le incorporan la flauta, la mandolina, el violín, el cuatro, y el tiple. La Casa de la Diversidad Cultural, ubicada en Capacho, municipio Independencia, preside una investigación etnográfica desde finales de 2009, para registrar a los ejecutantes y fabricantes del bandolín, así como la cantidad de instrumentos existentes en todo el estado Táchira.


 
 
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal