El piropo en Venezuela - #Tochadasnetve

Vaya al Contenido

Menu Principal:

TOCHADITAS
 

El Piropo en Venezuela

Proviene de la antigua palabra latina pyropus, que aludía a una ‘aleación de cobre y oro, de color rojo brillante’, procedente, a su vez, del griego pyropos, que significaba ‘de color encendido’ o ‘con aspecto de fuego’ y, principalmente, ‘de ojos de fuego’. De modo que, etimológicamente, piropo significa ‘con apariencia de fuego’.
En casi todo el mundo se usan frases graciosas para llamar la atención de las damas. Es más frecuente que un hombre galantee a una mujer con los piropos, aunque en algunos países latinos las mujeres son de armas tomar y le dirigen uno que otro mensaje verbal a algún guapo que se les atraviese en su camino.
Ocasional, ingenioso, gestual, improvisado y muchas veces grosero. Así es el piropo, una tradición oral y popular que alcanzó su apogeo cuando los trovadores del siglo XII se plantaban en las plazas de las ciudades para cantarle a la belleza femenina. "El buen piropo tiene que tener mucho ingenio. Es un artículo literario proveniente de la tradición ibérica. En España se conserva con gran perspicacia, especialmente en Sevilla", explica el periodista y escritor Oscar Yanes, quien agrega que el piropo debe ser hermoso y diferente pues un halago "caliche", así no sea grotesco, no aporta nada.

Sin duda, el arte de florear ha cambiado con el pasar de los años. No en vano han pasado ochos siglos de historia de piropos. Actualmente, las expresiones entre las personas son más explícitas. Frases como: "Mejores son tus amores que el vino" o "Debo ser un buen pintor porque llevo toda mi vida pintando mi alma en el color de tus ojos", han sido sustituidas por formas más directas y hasta gestos que denotan que una mujer tiene su atractivo y que el "halagador" está dispuesto a cumplir con varias tareas para conquistarla. Si bien existen decenas de libros antiguos que mencionan cientos de piropos dedicados a la mujer, canciones, poemas, entre muchas formas de seducción, el piropo en Venezuela no tuvo su desarrollo abierto hasta la democracia, cuando finalmente comenzó a tener voz callejera.

Se cuenta que, el piropo escaseaba a consecuencia del duro régimen del presidente Juan Vicente Gómez. Pero con la muerte del dictador y las manifestaciones de los estudiantes, éste tomó una característica muy especial que se relacionaba con el nuevo orden social. "La gente confundió el comienzo de la democracia con relajo -explica el divertido Oscar Yanes- pues se empezaron a ver cosas muy curiosas en la ciudad. Se les decían descaradamente hasta groserías a las mujeres. Es más, había un piropo que si iba una dama acompañada por su pareja, un padre o un hermano, lo menos que ocurría era que le metían un tiro al piropeador. La frase iba dirigida a una mujer embarazada y decía: 'Cómo fue el clavo que levantó esa ampolla', y así los piropos fueron aumentando de tono ".
Muchos consideran que el piropo se mantendrá durante este milenio, incluidas otras formas de expresión que van desde el graffiti, las pancartas y hasta los emoticones de la comunicación electrónica. Tal vez, para recuperar la belleza literaria del piropo, sin perder la picardía, lo que se debe hacer es transmitir a las generaciones futuras lo importante de expresarse con claridad, respeto e ingenio.


Fuente: Oscar Yanez / Estampas


 
 
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal