El niño de la cajita en Peribeca - Copiar - #Tochadasnetve

Vaya al Contenido

Menu Principal:

ASI NOS CONTARON
 

El niño de la cajita en Peribeca

La familia Colmenares vivía fuera del país, pero todas las navidades regresaban al Táchira para compartir esta época muy especial, con el resto de la familia que permanecía viviendo en San Cristóbal. Pero esta vez decidieron alquilar unas habitaciones en una posada en el pueblo de Peribeca, ya que esta bella población con sus calles empedradas y sus casas con fachadas coloniales muy bien adornadas  mantiene un bello ambiente navideño.
Ya instalados en la posada, las hijas del señor Ramón le piden que las deje estar en el patio de la posada, a lo que el señor acede pero les dice que solo hasta las 10 de la noche. Al estar en el patio jugando ven una cajita al lado de una de las columnas de la posada Claudia la menor de las niñas sintió mucha curiosidad y se acerco para agarrar la caja aunque su hermana mayor le aconsejo que dejara eso quieto, ya cuando estaba a punto de tomar la caja escucharon un grito, era su mamá quien les decía que ya eran las 10 que fueran al cuarto a dormir que mañana desde muy temprano se irían a San Cristóbal para visitar a sus familiares.
Por lo que dejaron la cajita en su lugar, ya en la madrugada mientras dormían escucharon como tocaban la puerta, las niñas pensaron que era su mamá despertándolas para que se alistaron para ir donde sus familiares. Las niñas una vez arregladas fueron a la habitación de sus padres, tocaron y para su sorpresa le abrió el papa aun con ropa de dormir y no muy despierto.

El señor Ramón al ver a sus hijas les pregunta:
-¿Por qué están vestidas tan temprano?
-Bueno porque tocaron la puerta y pensamos que era mamá para que nos vistiéramos para irnos a San Cristóbal.
-No todavía es muy temprano además su mamá no ha salido del cuarto.
-¡pero nosotras escuchamos la puerta!
-Eso fue algún otro huésped que se equivoco de habitación.

Ya en la mañana partieron a donde sus familiares donde pasaron todo el día, ya en la noche al volver a la posada Claudia ve de nuevo la cajita que tanto le llamo la atención la noche anterior pero era muy tarde por lo que pasaron directamente a las habitaciones.
Esta vez en la madrugada no solo les volvieron a tocar la puerta sino que escucharon un llanto, las niñas no aguantaron la curiosidad y abrieron la puerta y no vieron a nadie, pero el frio era insoportable, las niñas al no ver a nadie entraron en pánico por que salieron corriendo a la habitación de sus padres para contarle lo sucedido.

Al entrar a la habitación de sus padres, las niñas les cuentan lo sucedido, pero ellos pensaron que era solo una excusa de las niñas para poder dormir con ellos en la habitación por lo que dejaron que esa noche la pasaran con ellos.

Ya en la mañana volvieron a partir a San Cristóbal, pero esta vez al regresar no era muy tarde por lo que las niñas de nuevo pidieron a sus padres permiso para jugar en el patio de la posada. Mientras jugaban volvieron a ver la cajita pero esta vez la tenía un niño quien permanecía agachado en el piso llorando, las niñas al verlo sintieron un gran escalofrió que recorrió todo su cuerpo, pero sin embargo decidieron acercarse para saber que ocurría. Pero su sorpresa fue que al acercarse el niño desapareció.

Las niñas al ver al niño desaparecer corren a donde sus padre, ellos al escuchar la historia de las niñas deciden salir a das una vuelta por el pueblo para que sus hijas pasen el susto, se dirigieron a un lugar muy cerca de la iglesia para comprarles algo y se les pasara el susto.
Al entrar llaman la atención del dueño ya que la niñas no paraban de llorar, por lo que le pregunta al señor Ramón si les había pasado algo malo. El padre les cuenta lo sucedido a sus hijas, al terminar, el dueño del local les dice a la familia que no se preocupe que el niño no les va hacer daño, y les cuenta que él desde que era niño había escuchado del niño pues hace muchos años en el pueblo paso un desastre natural en el que todos los habitante salieron a la calle pero el niño se soltó de la mano de su mamá para regresar a su casa a buscar la cajita donde guardaba sus metras, fue a su casa y en eso la casa entre muchas edificaciones en el pueblo entre eso la vieja iglesia, se desplomaron y el niño perdió la vida por buscar su cajita. Pocos lo han visto pero nunca ha hecho daño.



 
 
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal