El encanto detrás de plaza los mangos - Copiar - #Tochadasnetve

Vaya al Contenido

Menu Principal:

ASI NOS CONTARON
 

El encanto detrás de
plaza los mangos

Una tarde se encontraban un grupo de amigos conversando en Plaza los Mangos y entre risas y anécdotas fueron trascurriendo las horas hasta que fue anocheciendo y los demás grupos que se encontraban en la plaza se fueron  marchando, no notaron que ya entrada la madrugada se encontraban solos en la plaza.
Continuaron conversando cuando escuchan un ruido entre las ramas  de los árboles y Alejandro recibe un gran golpe en la cabeza y todos sus amigos comienzan a reír el joven, ve al piso buscando que fue lo que le cayó en la cabeza y ve un mango,  Alejandro no entiende se desprendió el mango del árbol si todavía está verde, por lo que una de las muchachas le dice que a lo mejor fue que algún animal paso por las ramas y lo desprendió, Alejandro no quedo muy satisfecho con la respuesta pero no le dio mucha importancia al asusto por el contrario prefirió tratar de cambiar el tema para evitar más bromas.
Minutos después Alejandro pierde interese en la conversación de sus amigos y comienza a ver que en la parte en donde ellos estaban ubicados en la plaza no habían arboles de mangos que el árbol más cercano de mango estaba en el centro de la plaza, y mientras estaba observaba las ramas de los árboles nota como la silueta de un rostro, por lo que señalando a las ramas les dice a sus amigos:

-Miren hacia ese árbol alguien está montado ahí.
Todos sus amigos comenzaron a ver hacia donde apuntaban Alejandro pero no vieron nada y lo tomaron a broma.
-Es en serio muchachos… ¡vi un rostro entre los árboles!
-Pero no vemos nada, ya déjate de esas bromas, que es malo.
-No, les digo la verdad y estoy seguro que fue quien me tiro el mango ¿mire aquí no hay cerca un árbol de mango el mas cerca está en el centro de la plaza y como llego hasta aquí?
Todos al recordarse de lo sucedido con el mango comenzaron de nuevo a reír y alguien le contesto:
-No se Alejandro a lo mejor fue una Perezosa que le caíste mal.

Por lo que el joven para que no continuaran las burlas hacia él decidió de nuevo cambiar el tema y hacer como si nada hubiese ocurrido.
A los poco minutos comenzaron a escuchar risas, y como si estuviesen algunas personas jugando con el agua de la fuente de la plaza, todos se miran muy extrañados pero deciden ir a ver quienes estaban jugando en la fuente, pero al llegar no ven a nadie en la fuente.

La reacción de todo el grupo al ver la fuente vacía, fue de sorpresa, todos se vieron entre si y sin decir ninguna palabra todos comenzaron a correr por las calles de Barrio Obrero y mientras se alejaban de la Plaza comenzaron a escucha como se mezclaban los sonidos de los movimientos de las ramas de los arboles con risas que a cada paso eran más estruendosas.

Después de alejarse unas cuadras de la plaza volvió el silencio pero igual no se atrevían a voltear y siguieron su camino cada uno a su casa.

Los días siguientes todo el grupo comenzó a investigar que les había ocurrido esa noche y lo único que pudieron descubrir es que antes donde se encuentra la Plaza era una laguna la cual secaron y muchos de los viejos habitantes de barrio obrero decían que ellos siempre escucharon que esa laguna estaba encantada.

Ahora cuando Alejandro pasa por la plaza Observa hacia las ramas de los árboles para ver si logra volver a ver quien le lanzo el mango.

Fuente propia Tochadas.net
Testimonio oral de Alejandro Roa Sanguino

 
 
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal