El Ave Gigante de Barrancas - Copiar - #Tochadasnetve

Vaya al Contenido

Menu Principal:

ASI NOS CONTARON
 

El Ave Gigante de Barrancas

La familia Chacón  tenía muchos años viviendo en Barrancas por lo que eran muy apreciados por todos sus vecinos, tenían una pequeña casa pero con un gran terreno, las cosas empezaron a cambiar económicamente para la familia.
El Señor Víctor después de realizar unos buenos negocios, su economía comenzó a cambiar para bien. Por lo que la vida de la familia comenzó a mejorar ampliando su casa, compraron un carro y buscando seguridad, en donde había una humilde cerca se levanto una gran pared.
Esto no les agrado mucho a los vecinos, a los que consideraron que la construcción del muro fue más para alejarse de ellos, que para seguridad. Eso fue distanciando a la Familia Chacón de sus vecinos. A punto tal que apenas se saludaban.
Un día mientras la hija menor jugaba en el patio del frente de la casa escucho una misteriosa voz que la llamaba pronunciando su nombre.
<<Ven Ramona estoy en el Jardín detrás de la Casa>>.
La niña no podía reconocer de quien era la voz que una y otra vez repetía la misma frase.
<<Ven Ramona estoy en el Jardín detrás de la Casa>>.
Ramona casi hipnotizada comienza a caminar para detrás de la casa cuando de pronto sale su mamá y le dice.
-¿Para dónde va Ramona? sabes que no me gusta que vaya sola para la parte de atrás!
La niña al escuchar a la mamá reacciono y le dijo:
-Mamá, es que me estaban llamando.
-¿Pero niña como que llamando si su papá está de viaje y su hermana y yo estamos dentro de la casa?
-¡No, se mamá pero me estaban llamando por mi nombre!
-Haber deje de están inventando tantas tochadas y entre a la casa que el almuerzo ya está listo.
La niña no siguió insistiéndole a la Señora Flor sobre la voz que escucho, pero la intriga de quien la llamaba, por lo que comió y espero que su mamá se descuidara, para salir sigilosamente a investigar quien la había llamado.
Al llegar no vio a nadie todo estaba muy normal, pero de pronto comienza a escuchar un fuerte aleteo, y al mirar hacia el cielo, vio un ave inmensa que se poso sobre el árbol su gran tamaño que bloqueaba el sol por lo que el patio se oscureció y su peso era tal, que las ramas de un gran árbol de mango en las cuales estaba posada el ave, estaba a punto de quebrarse.

La presencia de esta ave causo un gran temor a la niña, quien gritando salió corriendo en búsqueda de su mamá. La señora Flor al escuchar los gritos de su hija sale a buscarla y la ve venir corriendo por lo que la abraza y le pregunta que porque fue al patio sin su permiso y porque estaba llorando. La niña le relata lo sucedido por lo que la señora le pide a su hija mayor que se quede hay cuidando a su hermana mientras ella va a revisar el patio, al llegar no ve nada por lo que piensa que su hija solo estaba exagerando un poco.
A la mañana siguiente Ramona entra corriendo al cuarto de su mamá y abriendo la ventana le dice que se levante que tenía que ver lo que estaba pasando.
Al ver por la ventana la señora Flor, no podía creer lo que estaba viendo, toda la pared alrededor de su casa y el patio del frente estaba lleno de aves negras. Al trascurrir el día las aves partieron excepto una que duro parada encima del portón hasta el momento que el señor Víctor llego casi entrada la noche.
Al bajar de la camioneta, la señora le quiere contar lo sucedido pero él con lágrimas en los ojos le dice que tiene algo muy importante que contarle. Al entrar a la casa el Señor les cuenta que el viaje de negocios fue un fracaso y que las cosas no salieron como él esperaba por lo que la única solución que tenía era vender la casa para poder pagar las deudas.
La semana siguiente la familia vendió la casa. Algunos Vecinos de la zona comentaban que no eran los primeros a los que le sucedía esto, dos familias anteriores les había ocurrido algo muy similar, los más ancianos comentaban que había una familia que eran de brujos y no les gustaba ver a nadie económicamente bien y les mandaban hechicería para que terminaran arruinados e infelices, decían: la familia Chacon corrió con suerte! Gracias a Dios no perdieron ningún familiar como les había sucedido a las otras familias.

Fuente propia de tochadas.net


 
 
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal