Doña Bárbara nace en Tierras de Gómez - #Tochadasnetve

Vaya al Contenido

Menu Principal:

HISTOCHADAS
 


Doña Bárbara nace en Tierras de Gómez


En mayo de 1915 se va a realizar un intercambio de bienes entre la nación, representada por  el Procurador General Dr. Alejandro Urbaneja y el General Juan Vicente Gómez. Será una curiosa transacción de las que tanto se criticó al Gobierno gomecista. El general Gómez  cedió varios inmuebles y propiedades suyas a la nación y esta a su vez le entregaba otras. Una transacción que en Derecho se denomina permuta o trueque y que es perfectamente legal.
El hato de la Candelaria entró en el trueque. En ese año, se hacía el general Gómez con dos de los hatos más grandes y famosos del país, La Candelaria y La Rubiera. El hato La Candelaria está ubicado en el estado Apure.
Desde el momento en que el general Juan Vicente Gómez adquirió el hato La Candelaria, siempre tuvo gente de mucha confianza, andinos y apureños, quienes a la vez rendían cuentas directas tanto al general como a los supervisores de los hatos que fueron designados sucesivamente.
Comenzando la Semana Santa, en abril de 1927 llegó al hato La Candelaria el educador y escritor  Rómulo Gallegos. Lo acompañaban su hermano Pedro Gallegos y su alumno en el liceo Caracas José Félix Barbarito, apureño de San Fernando que lo había invitado al llano y el Dr. Jesús Chucho Vásquez Calzadilla, apureño también. Solicitaron permiso al general Gómez para visitar las instalaciones del hato y este dio instrucciones al capitán Rodríguez Garmendia, que a su vez las comunico al encargado de La Candelaria, don Manuel Sánchez Veracierta, para atender a cuerpo de rey a los visitantes. La información la suministró hace  más de treinta años don Florencio Gómez Núñez, hijo del general Gómez y uno de los intermediarios en el cordial gesto. Así fue: se hospedaron en a vieja casa, llevaron a Gallegos por el Arauca, vio cazar un caimán, se sorprendió con el paisaje, conoció a quienes serían los protagonistas de sus novelas quienes suministraron  a Gallegos información del llano y sus costumbres, la fauna, la flora, las viejas tradiciones y leyendas.
Con ese bagaje informativo, Gallegos pudo tomar muchas notas que le servirían  para  estructurar sus novelas "Doña Bárbara" y "Cantaclaro", que fueron éxitos editoriales.
Muy fructífera fue la estada de Gallegos en La Candelaria. Luego, en 1929, cuando entró en circulación Doña Bárbara, el Dr. Rafael Requena, presidente de Aragua leyó al general Gómez la novela el Dr. Rafael Requena en un jalón de varias  horas, hasta la noche, alumbrados con faros de los vehículos de la comitiva, cuando el caudillo se encontraba en el zoológico de Las Delicias y no quiso interrumpir el final de  la narración. Después lo haría designar senador de la República, responsabilidad que declinó Gallegos y muy discretamente se ausentó del país hasta la muerte del general.


Fuente: Oldman Botello / La Candelaria




 
 
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal