Chocolate Tachirense - #Tochadasnetve

Vaya al Contenido

Menu Principal:

GASTROCHADAS
 

Chocolate Tachirense

La entrada de la noche, con el frío montañero, exige una bebida caliente que contribuya a conciliar el sueño, entonces un chocolate bien espeso, con yerbas y un chorrito de brandy, acompañado de pan dulce.
Si alguna bebida mereció el nombre de “Bebida de los Dioses”, es el Teobroma o chocolate. Más, si el cacao es venezolano, es decir, el mejor del mundo, y mucho más si es de la variedad tachirense, tan suave, tan suave que se le conoce entre las variedades venezolanas como “Cacao Porcelana” ¿Regionalismo Tachirense? No señor, déjenme contarles:
Según relatan los cronistas de la conquista de México, el Emperador Azteca, Montezuma, le ofreció a Bernal Días del Castillo, oficial de Hernán Cortés, un espumoso XOCALT, que al pronunciarlo con fonética castellana, derivó en el nombre de CHOCOLATE. La fama de la recién descubierta bebida, se extendió tanto y tan bien como su aroma, y desde entonces la vieja Europa, cayó postrada con la boca hecha chocolate ante el repertorio de recetas y por supuesto ante la seductora e irresistible tentación de un chocolate espeso, humeante y acarameladamente prometedor de sensaciones nuevas por su fama afrodisíaca.

Cuentan también las crónicas que desde el año 1579, según informes de Rodrigo de Arguello y Gaspar de Párraga, se planteaba la posibilidad de exportar cacao de la zona sur del Lago de Maracaibo, en el piedemonte andino donde el sedimento montañés y las sales cercanas del lago, producen el prodigio de un cacao exquisitamente suave, de sabor definitivo: el Cacao Porcelana. Así, con la credencial de producir el más fino cacao, se, sumó el Táchira a la exportación que ya hacía tiempo, por obra y gracia de los cacaotales venezolanos de entonces, había convertido a muchas familias de hacendados en: acaudalados productores y por ello ante el mundo, como sinónimo de la bonanza de los exportadores venezolanos.

Chocolate espeso con tuetano
Ingredientes:
1 taza de agua.
4 pastillas de chocolate o cacao.
3 tazas de leche.
1 taza de mano de res hervida.
Vainilla, clavos de olor, canela,

Se pone a hervir en, dos litros de agua, una mano de res, bien limpia, hasta que haya mermado a una taza. La mano de res, suelta una sustancia llamada tuétano o gelatina Se le agrega una taza más de agua y se deja hervir. Se cuela y se coloca nuevamente a hervir el caldo ya limpio. Se le agregan las pastillas de chocolate o cacao y se dejan hervir hasta que se deshagan. Se le agrega la otra taza de agua y cuando empiece a hervir se le va agregando una a una las tres tazas de leche, de manera que el chocolate no deje de hervir.

Se retira del fogón y se le agregan las especies al gusto y el azúcar si es necesario. Se bate bien con “moninillo” y se sirve con queso blanco.

Fuente: Leonor Peña / Cocina Tachirese.


 
 
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal