Camelio - Copiar - Copiar - #Tochadasnetve

Vaya al Contenido

Menu Principal:

ASI NOS CONTARON
 

Camelio

Oscar y Adriana se mudaron con su pequeño hijo a un apartamento en Táriba, estaban muy felices con su hijo y que vivirían independientes.
Oscar era taxista por lo que pasaba mucho tiempo en la calle trabajando mientras Adriana cuidaba en casa a su hijo, los días trascurrían con normalidad hasta que una tarde mientras  cocinaba la joven escucha a su hijo reír a carcajadas, cuando se asoma para ver el motivo de la risa, se sorprende porque su hijo se comportaba como si estuviese jugando con alguien mas, pero pensó que era algo normal, lo más seguro es que eso era parte del juego del niño.
Con el trascurrir del tiempo, fue más constante ver al niño comportarse como si jugara y compartiera con alguien, hasta que su mamá le pregunta una tarde:
-¿Con quién Juegas…?
-Con Camelio.
-¿Y quién es Camelio tu amiguito imaginario?
-No mama el no es imaginario solo que tu no lo puedes ver
A medida que los días trascurrían, la interacción  del niño con su amigo imaginario aumentaba, llegando al punto de que se presentaban situaciones  muy extrañas, una tarde al montarse al carro de su papá, pide que por favor no cierren la puerta del auto todavía ya que camelio no se había montado, en otra ocasión mientras su mamá veía televisión le pidió que por favor se corriera, que camelio también quería acostarse a ver.
Oscar y Adriana ya estaban muy preocupados por la situación, de su hijo con respecto a su amigo imaginario, pero la idea que era  imaginario comenzó a cambiar ya que las situaciones se agudizaron.

Los padres también comenzaron a experimentar situaciones atípicas, Oscar mientras amarraba sus zapatos vio el reflejo de alguien que paso muy rápido por detrás de él pero cuando volteo no vio a nadie, Adriana también comenzó a ver el reflejo de un niño pero cuando detallaba bien no podía ver a nadie.
Un día mientras los padres conversaban sobre las cosas que les ocurre, el niño muy feliz les dice que bien, ya pronto ustedes podrán ver también a Camelio.
Los padres, al escuchar esa afirmación decidieron mejor pasar unos días en la casa de la mamá de Adriana, buscaron rápido unos bolsos para guardar la ropa, pero al momento de salir no consiguen las llaves del auto, muy desesperados Oscar llama a un compañero de la línea para que por favor los llevara.
Al llegar a la casa de la mamá de Adriana, a los minutos su gran sorpresa fue cuando su hijo les dijo:

¡Qué bien ya llego Camelio!

Fuente propia tochadas.net


 
 
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal