Aliados o Templón - #Tochadasnetve

Vaya al Contenido

Menu Principal:

GASTROCHADAS
 


"aliados", término también utilizado para el dulce que lleva como ingrediente la "pata de res" y que se le conoce además con el nombre de "templón", por el laborioso proceso de templar o estirar bien la mezcla que se forma al cocinar la médula del hueso de res con la panela.
Este dulce de pueblerina presencia, de sabor apaneladamente suave y de, texturas harinosas, nos recuerda que en el Táchira no hay Ferias de pueblo, Retreta del domingo, paseo a las alquerías, en donde estos dulces no estén para llamarnos a gritos desde la vitrina de una "tienda", o desde el "toldo de chucherías", o desde la "bandeja dulcera"; de un vendedor de esquina.
Los TEMPLONES, también llamados. ALIADOS, son unos dulces blandos, blanqueados de harina y de forma alargada, que deben su nombre a que se preparan con la gelatina que suelta el hueso de la "pata de res", y la panela derretida, que forman una mezcla.", melcochuda". Esta, masa gomosa, se debe batir muy bien y después "templar", estirándola con la mano, templándola bien para que quede blanda con una textura entre masa y gelatina, compacta.

Según las viejas recetas, se debe poner a hervir la "pata de res", que en la carnicería han limpiado bien y luego cortado en trozos, para que suelte su gelatina al hervir en el agua. Cuando comienza a hervir, se le añade la panela rallada, en proporción de acuerdo al espesor por la gelatina que va soltando el hueso al hervir aproximadamente una panela por litro de caldo de gelatina y se bate sin pausa, con una paleta de madera, hasta que la panela blanquea. Cuando ya tenga la consistencia de una masa suave, se retira del fuego y una vez que su temperatura lo permita se saca para estirarlo muy bien con las manos. Cuando ya la textura sea uniforme y elástica, como una melcocha, se toman porciones del tamaño de un plato de sopa y sobre una superficie enharinada, se estira bien. Se corta en trozos de dos a tres centímetros de ancho por seis a ocho centímetros de largo. Se enharina, con harina muy fina o "flor de harina" era una bandeja y se van colocando para que queden blanqueados por, todos sus lados. Se colocan sobre papel enharinado.

Si así lo desea le puede echar unas ramitas de canela, clavitos de olor y una pizca de vainilla pero esos toques se los da la persona que hace el dulce hay quienes le agregan una poco de sal, una tradición que no debe de acabar sigamos difundiendo esta receta y enseñándole a nuestros hijos este sabroso dulce andino.

Fuente: Leonor Peña - Cocina Tachirense


 
 
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal