“Táchira” Símbolo nos une en el tiempo y nos hace recordar nuestro pasado - Copiar - #Tochadasnetve

Vaya al Contenido

Menu Principal:

TACHIRENSIDAD
 


En la Constitución del Estado Táchira se conservan varios símbolos: la bandera, el escudo y el himno del Estado Táchira. Pero hay un cuarto símbolo incorporado en dicha constitución: la palabra Táchira. Y es que la palabra Táchira como símbolo nos une en el tiempo y nos hace recordar nuestro pasado histórico pre – hispánico. El simbolismo radica en el nombre Táchira arraigado en el alma de nuestro pueblo y en su historia de más de mil años, nombre de esencia arauaco que se ha mantenido venciendo vicisitudes y marginamientos.
Hay pocas tendencias en relación al origen de la palabra Táchira. Según algunos, en particular la antropóloga Reina Durán, la palabra Táchira es de afiliación Arawuaca y Betoy. Temístocles Salazar dice que la palabra Táchira es de origen Arawuaco. Yaquelin Clarac de Briceño, insigne investigadora de la Universidad de Los Andes, dice que la palabra Táchira es de origen chibcha. Y nuestro académico de la historia Samir Sánchez nos la ubica como oriunda de la raíz pre–hispánica chitarrera.
Táchira y tachirense tiene una significación muy particular. Las palabras tienen orígenes lingüísticos diversos los cuales dieron orígenes a toponímicos como: Uribante, Kirimarí, Babuquena, Umuquena, Chucurí, entre otros. Sin embargo advertimos con Yaquelin Clarac de Briceño, que debemos en efecto establecer necesaria relación entre cultura y lengua. Muy posiblemente la divergencia en relación a las raíces forjadoras del Táchira se encuentran en esta dualidad. Es un origen que se nutre de la diversidad Arawaca y chibcha, según Samir Sánchez, la palabra Táchira procede del tronco etno–lingüístico chibcha y muisca. Aplicando el método analógico, basado en una comparación con la estructura gramatical y fonológica, permite encontrar un significado preciso en dichas raíces.
Por ejemplo las raíces Ta, significa "labranza, propiedad o dominio". Chi, significa pronombre posesivo "nuestro". Ra, castellanización de la palabra ña, partícula de futuro. Con la cual Táchira viene a significar en un sentido literal, "lugar que será de nuestra heredad" o "nuestra tierra de heredad". Esta es la propuesta que hace el Dr. Samir Sánchez.
Hay otras versiones, el Dr. Luís Hernández dice que la voz lingüística Táchira es un solo vocablo y que debe ser entendido como tal. Esto nos lleva a comprender que no es unívoca en este sentido.

Según el Historiador Gustavo Garí, el nombre Táchira proviene de un vocablo de origen Timotocuica, derivado del término tachure con que se identifica a una planta de color morado que tiene uso medicinal tiene este nombre desde el 28 de noviembre de 1863 en honor al Río Táchira, río que se forma al norte del Páramo de Tamá y desemboca en el Río Zulia y que además, es uno de los más importantes pues sirve como línea divisoria entre Venezuela y Colombia. El historiador y autor de la bandera de la Villa de San Cristóbal, Gustavo Garí, afirma que muchos de los tachirenses desconocen el significado del nombre del estado, cosa que es un error pues es parte del sentido de pertenencia y del amor patrio saberlo, "no se puede amar un estado del que no se sabe ni qué quiere decir su nombre, que además no es común"
La región fronteriza compuesta por el Estado Táchira y el Departamento Norte de Santander tiene historia común que se encuentra en el tiempo estructural por razones, geográficas, lingüísticas y mentales. Geográficamente somos una unidad que fusiona los valles ultramontanos de la depresión de los ríos Táchira y Pamplonita. Lingüísticamente nacimos con una homofonía anclada en las raíces lingüísticas de la edad superior o neo india de la familia chibcha y chibcha Arawaca. Y mentalmente tenemos una mezcla espiritual que integra a nuestros pueblos en términos de larga duración.
Somos una de las seis naciones pre – hispánicas, somos las de los chitarreros. Y que se corresponde con el espacio de las jurisdicciones de las ciudades de Mérida, Espíritu Santo de La Grita, Pamplona y Villa de San Cristóbal. Pero había que agregar más, y es que teníamos ancestralmente una lengua en común.
Con el tiempo la voz Táchira pasó a designar el gentilicio de un colectivo histórico a partir del 14 de marzo de 1856 cuando se creó la antigua provincia del Táchira.

Es de señalar que el tachirense ha sido una de las razas más significativas en el desarrollo y conformación de Venezuela. No fue casual que aquel 16 de abril de 1813, cuando Bolívar pisó por primera vez la villa de San Cristóbal se sirviera de sangre tachirense para impregnar el cimiento de la patria durante toda la gesta de emancipación. Esta emancipación que fue reforzada históricamente por la gesta de emancipación del espíritu llevada a cabo por Jesús Manuel Jáuregui Moreno, cuando formó a ésta generación que tuvo el privilegio de desarrollar durante el siglo XX el destino del país.
Es muy significativo que cuando se hable del Táchira en Venezuela, de manera particular a los europeos les sorprende que una región como el Táchira haya dado tal número de presidentes de la república. Necesitamos seguir sembrando en nuestras generaciones y seguir potenciando ese liderazgo tan importante que hizo que durante el siglo XX apareciere esa raza tan significativa que tuvo el primer liderazgo en Venezuela. Es una responsabilidad histórica de esta generación el relevar estos espíritus, por ello hay que sembrar en nuestros niños y jóvenes esa virtud que hizo posible que durante el siglo XX los tachirenses de hoy podamos sentir orgullosos de quienes cumplieron esa función en el pasado.

Fuente: Fundación Centro de Investigaciones y Estudios Históricos del Táchira "CEHIST"
Presidida por el Lic. José Ernesto Becerra Golindano


 
 
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal